Rx8

fitocosmetic

Riesgos de la Obesidad

Casi un tercio de todos los adultos son obesos. La obesidad aumenta a medida que la gente envejece. La obesidad generalmente está acompañada de otras patologías que generan altos costo para las entidades y pacientes, desde el punto de vista económico, social, familiar y laboral.

Dentro de los principales riesgos podemos encontar:

1. Cardiovasculares: Se incrementa el riesgo de sufrir infartos e hipertensión Arterial.

2. Endocrinológicos: Diabetes tipo II, dislipidemias (aumento de los niveles de grasa en la sangre).

3. Tumorales: Mayor posibilidad de desarrollar cáncer de cuello uterino, ovarios, mama, colon, próstata y esófago.

4. Respiratorios: Fatiga, apnea del sueño (pausas en la actividad respiratoria durante el sueño), y mal dormir, con los consecuentes problemas de somnolencia diurna, irritabilidad y alteración de las funciones intelectuales.

5. Gastrointestinales: Reflujo Gastro-esofágico, hígado graso, cirrosis, cálculos en la vesícula, hernias abdominales y pancreatitis.

6. Genitourinarios: Disfunciones sexuales, esterilidad, incontinencia urinaria.

7. Osteoarticulares: Artritis, tendinitis y artrosis en miembros inferiores y espalda.

8. Psicológicos: Inseguridad, depresión, baja autoestima, ansiedad, discriminación, desajuste social.

Clasificación según Índice de Masa Corporal (IMC): (Talla/ peso 2)

*25 – 29.9  Kg/M2: Sobrepeso

*30 – 34.9  Kg/M2: Obesidad (GI)

*35 – 39.9  Kg/M2: Obesidad  moderada (Grado II)

*40 – 49.9  kg/M2: Obesidad  mórbida (Grado III)

*>50Kg/M2: Súper Obesidad (Grado IV)

Examen físico.

Todo paciente obeso debe ser sometido a un examen físico completo, destacando la medición de peso corporal, talla, medición de pliegues cutáneos, índice cintura-cadera (ICC), palpación de tiroides y el descarte de acantosis nigricans, marcador cutáneo de resistencia insulínica

Exámenes de laboratorio

Entre estos destacan:

  • Hemograma y VHS
  • Examen de orina completo
  • Perfil bioquímico
  • Estudio de lípidos
  • TSH, T4 libre
  • Insulinemia
  • Electrolitos plasmáticos
  • Impedanciometría
  • Calorimetría indirecta
  • Electrocardiograma de esfuerzo
  • Gasto energético en obesos

    Los componentes del gasto energético son:

    a) Gasto energético del metabolismo basal
    b) Termogénesis inducida por la dieta
    c) Gasto energético por actividad física
    d) Otros (estrés, exposición al frío, fiebre, etcétera)

    Gasto energético basal.

    Se puede definir como la energía mínima necesaria para la realización normal de las funciones fisiológicas indispensables para mantener una vida vegetativa. En términos prácticos, se define al gasto energético basal (GEB) como el gasto energético mínimo de una persona sana, despierta, relajada, acostada, cómoda, en un ambiente termoneutral y que ha estado en ayuno fisiológico de 10 a 12 horas. En la mayoría de los individuos el GEB es responsable del 50-70% del gasto energético total en el periodo de 24 horas. La contribución de la masa magra al GEB es tres a cinco veces mayor por kg que la masa grasa. La correlación entre GEB y masa magra explica porqué los hombres tienen mayor GEB que las mujeres del mismo peso, al igual que la disminución del GEB con la edad. Sin embargo, existe diferencia en el GEB de individuos con características similares en edad, sexo y masa magra, que pueden llegar hasta un 30%. Por lo tanto, personas similares requieren diferentes ingestas energéticas para poder mantener el peso corporal. Además del aumento en masa grasa, los obesos tienen mayor cantidad de masa magra, y un GEB más elevado que los sujetos delgados. Sin embargo, al expresarlo por kg de peso total, los obesos presentan un GEB menor que los delgados.

    Termogénesis inducida por la dieta.

    El aumento del gasto energético en el período postprandial ha sido denominado efecto térmico de los alimentos o termogénesis inducida por la dieta (TID), y se ha asociado al proceso de almacenamiento de nutrientes en el organismo. Se cree que alrededor del 10% de la disipación de calor que se refleja en los requerimientos diarios de energía corresponden a la TID, con una gran variabilidad, dependiendo del tipo y de la cantidad de nutrientes ingeridos. Los estudios sobre TID en obesos en comparación con sujetos normopeso muestran resultados contradictorios. La insulina parece ser necesaria para una adecuada TID. La resistencia insulínica puede llevar a una alteración en la oxidación y/o almacenamiento de la glucosa. Así, el hecho que los obesos tengan una TID normal o alterada puede depender de su sensibilidad a la insulina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

antioxidante GI … Dr. X. NIKO MS

A %d blogueros les gusta esto: